Archivo de la categoría: Otros comentarios

Las notificaciones edictales se harán obligatoriamente en el BOE (y II)

   Como ya anunciaba en un post anterior, ahora por fin la Ley 15/2014, de racionalización del Sector Público y otras medidas de reforma administrativa y otras medidas de reforma administrativa, publicada en el BOE del 17 de septiembre (entrada en vigor el 18) establece una importante reforma del sistema de notificaciones mediante anuncios en boletines y diarios oficiales, tanto en los procedimientos administrativos basados en la Ley 30/1992, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, como en los de carácter tributario previstos en la Ley 58/2003, General Tributaria (artículos 25 y 26).
    Hasta ahora la publicación se hacía en el boletín del ámbito territorial de la Administración de que se trate. A partir de ahora dichas publicaciones se realizarán de manera centralizada y obligatoria en el Boletín Oficial del Estado.

    Esto supone una importante novedad en el sistema de notificaciones edictales con la intención de facilitar a los ciudadanos el acceso a este tipo de información y evitarles tener que acudir a los distintos boletines de todas nuestras Administraciones, lo que en la práctica se hace misión casi imposible por el tiempo que supone más que por la falta de acceso, gracias a Internet.
    En particular, esto supone la modificación de los artículos 59.5 de la Ley 30/1992 y 112 de la Ley 58/2003. Respecto a la primera se prevé que no obstante la publicación obligatoria en el BOE no se excluye la posibilidad de que las Administraciones publiquen anuncios en los boletines de la “ comunidad autónoma o de la provincia, en el tablón de edictos del Ayuntamiento del último domicilio del interesado o del consulado o sección consular de la Embajada correspondiente o en los tablones a los que se refiere el artículo 12 de la Ley 11/2007, de 22 de junio, de acceso electrónico de los ciudadanos a los servicios públicos“.
    Por lo que respecta al ámbito tributario, la novedad radica en que la publicación se hará los lunes, miércoles y viernes, de manera similar a como viene siendo habitual en algunos boletines oficiales. Llama la atención que esta periodicidad no se impone en la Ley 30/1992, lo que sin duda redundaría en una mayor ventaja para el ciudadano, igual que se pretende en el ámbito tributario.

Por su parte, el artículo 27 establece la misma previsión para las notificaciones realizadas por el Catastro Inmobiliario.

    Finalmente, se introduce una nueva Disposición Adicional vigésimo primera en la Ley 30/1992, que establece el carácter gratuito de estas publicaciones, así como la obligación de la Agencia Estatal del BOE de ofrecer un sistema automatizado de remisión y gestión telemática de los anuncios.

Las notificaciones por edictos se harán obligatoriamente en el BOE

   El proyecto de Ley de racionalización del sector público y otras medidas de reforma administrativa, que se tramita actualmente en el Congreso de los Diputados prevé una importante reforma del sistema de notificaciones mediante anuncios en boletines y diarios oficiales, tanto en los procedimientos administrativos basados en la Ley 30/1992, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, como en los de carácter tributario previstos en la Ley 58/2003, General Tributaria.
    Hasta ahora la publicación se hace en el boletín del ámbito territorial de la Administración de que se trate. A partir de la aprobación de la ley, y siempre considerando que se mantenga el texto previsto (artículos 25 y 26 del proyecto), dichas publicaciones se realizarán de manera centralizada y obligatoria en el Boletín Oficial del Estado.
    Esto supone una importante novedad en el sistema de notificaciones edictales con la intención de facilitar a los ciudadanos el acceso a este tipo de información y evitarles tener que acudir a los distintos boletines de todas nuestras Administraciones, lo que en la práctica se hace misión casi imposible por el tiempo que supone más que por la falta de acceso, gracias a Internet.
    En particular, esto supone la modificación de los artículos 59.5 de la Ley 30/1992 y 112 de la Ley 58/2003. Respecto a la primera se prevé que no obstante la publicación obligatoria en el BOE no se excluye la posibilidad de que las Administraciones publiquen anuncios en los boletines de la “comunidad Autónoma o de la provincia, en el tablón de edictos del Ayuntamiento del último domicilio del interesado o del consulado o sección consular de la Embajada correspondiente o en los tablones a los que se refiere el artículo 12 de la Ley 11/2007, de 22 de junio, de acceso electrónico de los ciudadanos a los servicios públicos“.
    Por lo que respecta al ámbito tributario, la novedad radica en que la publicación se hará los lunes, miércoles y viernes, de manera similar a como viene siendo habitual en algunos boletines oficiales. Llama la atención que esta periodicidad no se impone en la Ley 30/1992, lo que sin duda redundaría en una mayor ventaja para el ciudadano como se pretende en el ámbito tributario.
    Finalmente, se introduce una nueva Disposición Adicional vigésimo primera en la Ley 30/1992, que establece el carácter gratuito de estas publicaciones, así como la obligación de la Agencia Estatal del BOE de ofrecer un sistema automatizado de remisión y gestión telemática de los anuncios. 
    Por otro lado,  este nuevo modelo entrará en vigor el 1 de enero de 2015, siempre de acuerdo con el proyecto actualmente publicado en el Boletín del Congreso de los Diputados de 7 de febrero de 2014.

Presupuesto de base cero en la Administración Pública

El informe CORA para la reforma de las Administraciones Públicas hace incapié en materia de reducción y control del déficit y optimización de los recursos públicos en la necesidad de implantar el sistema de Presupuesto de base cero a partir de la experiencia de países de nuestro entorno.

Hasta ahora los Presupuestos Generales del Estado y del resto de Administraciones se venían aprobando tomando como base los presupuestos del ejercicio anterior, sin tener en cuenta si se obtenían los resultados previstos, si se ejecutaban adecuadamente todas las políticas previstas y lo que es peor, en ocasiones sin tener claros esos objetivos, simplemente aprobando el nuevo presupuesto, como decimos, según los capítulos e importes existentes en el del año anterior, con las variaciones, al alza generalmente, que las disponibilidades económicas permitían. Con ello, los gestores de los distintos Departamentos, con el fin de mantener sus presupuestos al mismo nivel, trataban de agotarlos y gastar hasta el último euro aunque no fuese necesario, con el fin de dar a entender que el dinero se había aplicado completa y correctamente al capítulo correspondiente.

El descontrol y el despilfarro de dinero público es, de esta forma, patente y vergonzoso porque no sólo no se controla el gasto sino que tan siquiera se conoce si las políticas públicas requieren esa cantidad de dinero o han dado los resultados esperados.

En qué consiste el presupuesto de base cero.-

Con el método base cero se hace “borrón y cuenta nueva” a la hora de elaborar los presupuestos de cada ejercicio, tanto en el sector privado como en las Administraciones. No se tiene en cuenta el dinero aportado para cada programa el año anterior. A la hora de elaborar los nuevos presupuestos se exige de cada órgano gestor un informe detallado de cada capítulo o programa de gasto. Se deben justificar y revisar todos los gastos efectuados. Todo como si se fuese a crear el presupuesto ex-novo.

Esto supone un exhaustivo control de lo que se pretende hacer en cada programa, lo que va a costar y lo que se necesitará, con lo que la eficacia y eficiencia se incrementan. Se logra así optimizar, en una palabra, los recursos.

Cuándo surge el modelo de presupuesto de base cero.-

Aparece por primera vez en 1970, cuando Peter A. Pyhrr, Director de recursos humanos de Texas Instruments Inc., realizó una experiencia con muy buenos resultados, que enseguida hizo pública y se extendió por el mundo empresarial con gran éxito, bajo el nombre de “Zero-Base Budge-ting”.

Conclusiones.- 

Sin duda alguna el modelo ofrece grandes ventajas y en una época de búsqueda de la eficiencia y la reducción de costes la pregunta es por qué no se ha hecho antes. En cualquier, caso hay que ser muy cautelosos con la implantación de este sistema, pues requiere de una precisa planificación y contar con gran cantidad de datos y mucho más tiempo para aprobarlo, con lo que quizás habría que variar los distintos plazos de su desarrollo hasta la aprobación definitiva y publicación, que siempre deberá ser antes de comenzar el nuevo ejercicio.

Falta por ver si, una vez implantado, se adopta rápida y eficazmente la costumbre de aplicar este modelo de manera sistemática y se mantienen los oportunos controles de ejecución del gasto.