Aplicaciones de la inteligencia artificial en los ayuntamientos

Las aplicaciones de la inteligencia artificial en los ayuntamientos son cada vez mayores. Cada día se encuentran nuevos y más interesantes usos que mejoran los servicios públicos. En particular, la IA presenta aplicaciones con un impacto mucho más directo y perceptible en los ciudadanos. Ello es así porque nuestras ciudades gestionan aquellos bienes y servicios de un uso más cotidiano para todos nosotros; aquellos que más visibilidad tienen.

En este artículo hablaré de algunos de los usos de la inteligencia artificial en las Entidades Locales y nuestras ciudades, y de las posibilidades que ofrece a la hora de ahorrar costes, tiempo, así como en la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos.

Ciudad inteligente. Un uso multipropósito de la inteligencia artificial
Tabla de contenidos ocultar

Qué es la inteligencia artificial en la Administración Pública

La inteligencia artificial debe considerarse una herramienta más de las que utiliza la Administración Pública para lograr sus fines, centrándose en conseguir mayor eficacia y eficiencia. Gracias al uso de la IA se consiguen resultados más rápidos, adecuados, económicos y mejor adaptados a las necesidades concretas de los ciudadanos.

Ventajas de la Inteligencia artificial en la Administración Pública

La inteligencia artificial ha traído consigo la expansión de sus usos en casi todos los ámbitos de la vida; en lo cotidiano, en las empresas y en las Administraciones públicas. Las organizaciones están exprimiendo sus grandes posibilidades a la vez que experimentan con otras nuevas, dadas las oportunidades que ofrece esta tecnología. De hecho, casi cada semana surge alguna noticia relativa a una novedad o mejora que la inteligencia artificial puede hacer.

Como sabemos, la IA ha supuesto una revolución en el aprovechamiento de los miles de datos que generan las organizaciones diariamente, a través de lo que se conoce como Big Data, así como en otras facetas (visión artificial, procesamiento del lenguaje natural, etc.). La Administración tiene la gran ventaja de disponer de miles de datos históricos y generar una ingente cantidad de datos diarios en casi todos los ámbitos. Todos estos datos son imposibles de gestionar por los humanos.

Los algoritmos permiten estudiarlos, extraer patrones y exprimir todo su potencial. Su adecuada explotación ofrece innumerables ventajas para ella y para los ciudadanos a través de su aplicación en la gestión de los servicios públicos, en la toma de decisiones, en la seguridad, y en un largo etcétera.

Los algoritmos bien diseñados ayudan a tomar mejores y más rápidas decisiones, realizar pronósticos y adelantar necesidades futuras, como veremos en este artículo. Con ello las Administraciones obtienen una importantísima ventaja de la que antes solían carecer: la proactividad. La IA ayudará, entre otros beneficios, a que los servicios públicos respondan y estén preparadas para atender las necesidades ciudadanas incluso antes de que se produzcan.

Ámbitos de aplicación de la inteligencia artificial en los ayuntamientos

No pensemos que la inteligencia artificial en los ayuntamientos despliega sus efectos directos solamente en los ciudadanos. Estos son los beneficiarios finales de la mayoría de sus aplicaciones (transporte, recogida de residuos, abastecimiento de agua, seguridad, etc.). Es lo que se suele llamar front office.

Además de esos efectos ad-extra, los avances en la inteligencia artificial en los ayuntamientos (u otras administraciones) tiene innumerables beneficios ad-intra, en el funcionamiento interno de la organización (back office). No solo permite y hace más fácil la toma de decisiones, sino que ayuda a organizar mejor el trabajo, automatiza procesos y logra, en definitiva, eso que tanto busca la Administración, ser más eficaz y eficiente.

Clasificación de la inteligencia artificial. Fuente: Machine learning for dummies. Judith Hurwitz y Daniel Kirsch

La implantación de la inteligencia artificial en las Administraciones

No parece fácil, a simple vista, implementar modelos de inteligencia artificial en los ayuntamientos u otras entidades públicas. Solo con mencionar esas dos palabras nos suena a muy alta tecnología al alcance solo de expertos y, por tanto, que será algo complicado y caro de aplicar en nuestros entornos.

Si bien se trata de una tecnología con aplicaciones complejas (ej. visión artificial, aprendizaje profundo) y que se está desarrollando día a día, cuenta ya con un largo recorrido y se encuentra muy asentada en algunas de sus facetas (realizar predicciones, extraer patrones, chatbots). En la siguiente entrada le muestro usos de la inteligencia artificial en la Administración Pública.

Si bien es cierto que es muy disruptiva en ciertas áreas, no lo es menos que las organizaciones ya se pueden beneficiar de muchas de sus aplicaciones, llegando incluso a ser posible diseñar, por personas sin grandes conocimientos previos y sin necesidad de programar, modelos de IA. Tal es el caso de los famosos y útiles asistentes virtuales o chatbots, que tanto pueden ayudar en la atención al ciudadano.

Las Administraciones Públicas deberían realizar un esfuerzo por implementarlos más, pues sus beneficios en la atención al público y en el ahorro de costes son incuestionables. En tal sentido le invito a leer mi entrada sobre asistentes virtuales en la Administración Pública y probar el chatbot que incluye.

Requisitos para implantar la IA en la Administración

No obstante todos estos parabienes, nuestras Entidades locales (como el resto de Administraciones), necesitan de un mayor o menor grado de adecuación en sus estructuras, procesos y en la mentalidad de sus empleados. El cambio interno es necesario para que pueda entrar la IA con todo su potencial.

De manera resumida podemos decir que los requisitos para implantar la IA en la Administración son:

  • Se requiere cierta madurez en las organizaciones. No solo desde el punto de vista de la tecnología, sino sobre todo en lo que respecta a la cultura administrativa, a la mentalidad hacia el cambio y hacia técnicas disruptivas. Las reticencias aún son muchas y es preciso vencerlas.
  • Se necesitan profesionales en IA. La implementación de sistemas óptimos de IA hará necesario contar en muchos casos con profesionales en analítica, ciencia o visualización de datos, en procesamiento del lenguaje natural o incluso en aprendizaje profundo (Deep learning, para los sistemas más complejos).
  • Distinguir entre aplicaciones:
    • Internas (back office)
    • Hacia el ciudadano (front office)
  • Suficiente nivel de digitalización de procesos y datos. Como sabemos, la IA se basa en datos digitales, por lo que para poder aprovechar al máximo sus ventajas es necesario tener una buena base informatizada de procedimientos y datos.

Barreras a superar para la aplicación de la inteligencia artificial en las Entidades locales

A continuación veremos dónde se aplica la inteligencia artificial con ejemplos concretos. Realizo un listado de las que creo que son algunas de las principales barreras que deben superarse para poder explotar todas las aplicaciones de la inteligencia artificial en laos ayuntamientos; y ello es así si se quieren implantar con éxito procesos y técnicas basados en ella. Algunos están relacionados, obviamente, con el apartado anterior, como se verá.

  • Plantillas envejecidas:
    • Poca receptividad hacia el cambio
    • Dificultades para el aprendizaje de nuevos procesos
  • Nivel directivo/político poco receptivo
  • Falta de recursos
  • Falta de profesionales con conocimientos
  • Procedimientos no digitalizados y/o duplicados
  • Datos dispersos, no digitalizados
  • Deficiente comunicación interna

Usos de la inteligencia artificial en las ciudades

Llegados, por fin, al núcleo del artículo, voy a referirme brevemente a algunas de las aplicaciones que la inteligencia artificial puede ofrecer a nuestros ayuntamientos, tanto interna como externamente. Esto también se puede hacer extensible a otras administraciones y organizaciones, simplemente extrapolando la tecnología que subyace tras las aplicaciones que menciono.

Inteligencia artificial en el procedimiento administrativo

El procedimiento administrativo es la base del funcionamiento de la Administración al que estamos sujetos todos los empleados públicos. En tal sentido ocupa gran parte del tiempo de trabajo y está bajo la lupa en los procesos de mejora continua. Los dos primeros que vamos a mencionar son sistemas inteligentes que automatizan procesos. Si bien quizás no puedan llamarse, en puridad, IA, sí constituyen una base de la que partir en el desarrollo de las AAPP para implementarla. Están dando muy buenos resultados a la hora de lograr esa automatización que, de una u otra forma, buscamos.

Actuaciones Administrativas Automatizadas (AAA)

El mejor exponente de implementación de mecanismos inteligentes en el procedimiento lo encontramos con las Actuaciones Administrativas Automatizadas (AAA), que se regulan en los artículos 41 y 42 de la Ley 40/2015, de Régimen Jurídico del Sector Público. Podemos considerar que se trata de un primer nivel en la aplicación de la IA, o incluso que no se trata de verdadera inteligencia artificial (siempre el problema de definirla). Pero las AAA permiten aplicar algoritmos, que no son otra cosa que líneas de código, acceder a bases de datos o crear documentos, para hacer más eficiente el procedimiento. Tienen la inteligencia suficiente para crear las diferentes fases de un procedimiento, llegar al acto administrativo final y firmarlo (p. ej. con sello de entidad).

De hecho, ya estamos utilizando las AAA a través, por ejemplo, de la emisión de volantes y certificados de empadronamiento o de otro tipo vía web, sin intervención humana, lo cual es una característica que establece la Ley 40/2015 para las actuaciones automatizadas.

La automatización robótica de procesos (RPA)

La automatización robótica de procesos o RPA, por sus siglas en inglés, supone la utilización de aplicaciones informáticas que simulan los movimientos de ratón y pulsaciones de teclado que realiza un humano sobre la pantalla del ordenador. Una vez programados permiten realizar tareas, repetitivas o no, como introducir datos en bases de datos, extraerlos, rellenar hojas de cálculo u otros documentos, leerlos, rellenar y crear documentos, etc.

No son programas intrusivos, son relativamente fáciles de programar y mejoran la productividad, según algunas estimaciones, entre un 50 y un 90%. Quizás la aplicación más conocida, con una versión gratuita muy funcional, sea UIPATH, que si bien tiene algunas restricciones para cierto tipo de pantallas, la he probado y sus resultados son prometedores.

El uso de la IA en la toma de decisiones

Este es un caso muy útil y propio de la aplicación de la inteligencia artificial en ayuntamiento y otras administraciones: ayudar a que los políticos y gestores públicos, en general, tomen mejores decisiones. Está claro que la inteligencia artificial puede manejar muchísimos más datos y en un tiempo mucho mejor que los humanos. Con ellos extraen conclusiones en cuestión de segundos y pueden ofrecer las mejores respuestas a consultas o situaciones que se plantean en la gestión pública. En este sentido se puede hablar de varios niveles de toma de decisiones, entre los que podemos destacar las decisiones que se realizan totalmente por la IA y aquellas en la la inteligencia propone varias alternativas posibles y el humano decide.

Una cuestión que ya se ha planteado, e incluso que se ha puesto en práctica, ha sido la utilización de la inteligencia artificial en la política y la posibilidad de que la inteligencia artificial pudiera gobernar mejor que los políticos.

Usos de la IA en el registro de entrada

La Administración electrónica ha llevado a que el procedimiento administrativo esté digitalizado casi en su totalidad y desde su comienzo. Las solicitudes de los ciudadanos a través de medios electrónicos permite que una IA entrenada lea las solicitudes y establezca el departamento al que se debe dirigir, realizando la distribución de los asuntos automáticamente.

Inteligencia artificial en turismo y cultura

La gestión turística y cultural es otro sector que puede beneficiarse de su uso. De hecho, ya se está utilizando la IA en el turismo y museos en aspectos que ahora solo voy a apuntar:

  • Gestión inteligente de reservas
  • Asistentes virtuales
  • Predicción de gustos y demandas de los visitantes
  • Predicción de afluencia
  • Diseño de itinerarios
  • Fijación de precios y ofertas
  • Traductores automáticos
  • Conserjes y asistentes robóticos

Relacionado con este apartado se puede hablar de la inteligencia artificial en el marketing municipal. Qué mejor para promocionar nuestra ciudad y su oferta cultural que aplicar la IA para realizar predicciones, encontrar patrones y aplicar ofertas en función de factores que al ser humano se le escaparían o que le constaría relacionar.

La IA en la atención al público: chatbots y asistentes virtuales

La atención al ciudadano es uno de los aspectos más importantes y que más recursos requiere en un Ayuntamiento. Afortunadamente, la tecnología permite desde hace años la utilización de asistentes virtuales o chatbots cada vez más inteligentes y que, en algunos casos punteros se parecen tanto al humano que dan lugar a confusión en el interlocutor.

Los chatbots están cada vez más implantados en nuestras Administraciones. Ayudan enormemente a reducir la carga de trabajo de los operadores telefónicos o de los empleados públicos que atienden en persona al ciudadano y cada vez están más especializados en las tareas que deben cumplir. El límite que pueden encontrase las Administraciones es muchas veces psicológico, pensando que implementar asistentes virtuales es caro o complicado.

Entre los usos más destacados de los asistentes virtuales en la Administración se encuentran la resolución de dudas, que cada vez pueden ser más complejas. También son capaces de redirigir a los ciudadanos al departamento correspondiente o pasarles con la persona que pueda atenderles más detalladamente.

Otra práctica habitual de los chatbots públicos es la de concertar citas, un uso muy extendido en estos años de pandemia.

Hay que tener en cuenta que la IA actual solo puede trabajar en materias para las que está especializada. O, dicho de otra forma, está limitada a realizar determinadas tareas (aunque se están desarrollando modelos de IA general, para resolver multitud de necesidades).

Si quiere probar un ejemplo de chatbot que he desarrollado con carácter de prueba para mi ayuntamiento le dejo el enlace. Está creado con la aplicación Dialogflow de Google. Se trata de un sistema gratuito (hasta cierto punto) y muy sencillo con el que se puede crear en poco tiempo un asistente virtual.

Administración tributaria y financiera

La gestión financiera y tributaria es una de las áreas en las que las aplicaciones de la inteligencia artificial en los ayuntamientos y otras administraciones puede dar mejores réditos. Su uso más extendido en materia económica es la reducción del fraude y el control de facturas. Por ejemplo, mediante machine learning el Sistema de Administración Tributaria del gobierno federal en México realiza la verificación de facturas.

Otra aplicación de la IA es mejorar la contratación pública. En este sentido se puede comprobar la integridad de los pliegos y trámites, predecir el número de ofertas que pueden presentarse, o controlar la solvencia de los licitadores.

Por último, la inteligencia artificial en la administración tributaria puede ayudar a obtener perfiles de morosos mediante machine learning o hallar discrepancias en los datos catastrales. Para esto la IA ya es muy capaz de examinar imágenes satelitales y fotografía aérea y compararlas para encontrar construcciones, piscinas y otros elementos no catastrados.

Por lo que respecta a padrones tributarios, se pueden predecir movimientos en los mismos, como en el Impuesto sobre vehículos, IBI…

Otro uso muy útil para el control del cumplimiento de los deberes tributarios de los ciudadanos es el control de ocupación de la vía pública. Por ejemplo, mediante las cámaras o incluso mediante vuelo de drones, el reconocimiento de imágenes es capaz de detectar esas ocupaciones. El uso de las cámaras inteligentes que están instalando nuestros ayuntamientos podría servir para detectar la ocupación de la vía pública con mesas y sillas, materiales de construcción, contenedores de obras, etc. y mejorar la gestión de las correspondientes tasas.

Un caso práctico en la gestión interna del Impuesto sobre vehículos, más relacionada, quizás, con el procedimiento administrativo, es la que puse en práctica en mi ayuntamiento para tramitar las devoluciones por bajas definitivas. Tiene el proceso explicado en este artículo.

La inteligencia artificial en ciberseguridad y gestión web

La inteligencia artificial en ciberseguridad es uno de los grandes avances y oportunidades que esta tecnología permite. Nuestras administraciones recibe ataques informáticos cada día, de diverso tipo y de distinta gravedad. Con modelos de aprendizaje automático se pueden prevenir y limitar estos ataques

Como no podía ser de otra forma, la inteligencia artificial también está presente en la gestión informática y de la web municipal. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Mataró predice y adapta la web oficial a las necesidades de los ciudadanos. También es muy destacado su uso en la prevención y defensa contra ciberataques, tan profusos en los últimos años.

Por ejemplo, tenemos el caso de la Agencia de Gobierno digital de UK (GDS), que ha utilizado análisis del lenguaje y modelos de clasificación para analizar más de 100.000 web´s y clasificarlas automáticamente. El proceso consistió primero en definir la nueva taxonomía de categorías y temas de la web, y entrenar un clasificador que a partir del contenido de la página la asigne en la categoría correspondiente.

Más cerca tenemos el Proyecto AL21, del Ayuntamiento de Alicante, que permite la navegación mediante voz, lo que permite a personas con incapacidades el acceso a los servicios municipales que ofrece la web. También se pueden realizar trámites con la voz. Y por último, el sistema predice las necesidades ciudadanas.

Movilidad y Seguridad con inteligencia artificial

Este es un campo en el que la IA ha avanzado a pasos agigantados gracias a los modelos de reconocimiento de imágenes fijas y en movimiento, e incluso de audio. En tal sentido, para no extenderme, solo voy a listar algunos de los posibles usos:

Robot de seguridad y vigilancia
Robot de seguridad y vigilancia
  • Robots y sistemas de vigilancia
  • Control del tráfico
  • Reconocimiento de imágenes
  • Localización de vehículos robados
  • Detección de denuncias falsas
  • Prevención de delitos
  • Prevención y detección de incendios
  • Detección de emociones

Gestión de recursos humanos

La gestión de recursos humanos o de personas es otro de los ámbitos en los que la aplicación de la IA se está desarrollando mucho. Por ejemplo, se han creado modelos que estudian todo el historial laboral de las organizaciones y puede generar predicciones para anticipar las necesidades de contratación o realizar prospectiva sobre siniestralidad y absentismo.

Otro ámbito muy interesante es la selección del personal mediante inteligencia artificial. En la empresa privada ya se utiliza, y en la Administración pública su implantación es más una cuestión de mentalidad. No obstante, no hay que perder de vista la problemática siempre existente de los posibles sesgos y del respeto al mérito y la capacidad.

La IA ya puede realizar un primer filtro o valoración de los currículos presentados por los aspirantes. En una segunda etapa, también es capaz de realizar entrevistas e incluso de detectar las emociones mediante las expresiones faciales, con el fin de conocer el grado de veracidad de lo que dice el aspirante.

Archivo municipal con inteligencia artificial

Textos antiguos, en papel, e inteligencia artificial. Parece una paradoja, pero la aplicación de esta a la recuperación de la información que conservan los archivos públicos es el sumun de la integración entre tecnología y patrimonio documental.

La inteligencia artificial permite la digitalización e indexado de documentos mediante el reconocimiento óptico de caracteres (OCR), tecnología que lleva muchos años con nosotros pero que ahora aplica la IA para reconocer la escritura manuscrita, altamente complicada de reconocer por las máquinas. Estos procesos permiten que la información sea legible, quede digitalizada, se puedan extraer metadatos, alimentando bases de datos con las que poder trabajar.

La recuperación de la información a través de estos procesos permiten un conocimiento más exhaustivo de ese patrimonio documental de nuestras organizaciones, no solo para los historiadores y estudiosos, sino que también favorece el trabajo diario en la administración. Supongamos el caso en el que la concejal de urbanismo pide el histórico de nombres que ha tenido una calle. Una tarea casi imposible sin una buena base de datos, de no ser porque el archivo digitalizado e indexado de las actas del consistorio permite encontrar la información detallada en cuestión de segundos.

Aplicaciones de la inteligencia artificial en las ciudades inteligentes

He dejado para el final la categoría que quizás supone más beneficios de la inteligencia artificial en la sociedad y que está demostrando unos avances increíbles, sin desmerecer lo indicado en los apartados anteriores. En este sentido, tal vez sean estas aplicaciones de la IA las que suponen unos beneficios mayores y más directos a los ciudadanos.

Smart City
Ciudades inteligentes

Nos encontramos aquí, entre otros, con el internet de las cosas o IoT. Gracias a los aparatos interconectados, a las diferentes redes de comunicación -además de internet- e incluso gracias a la IA, estas aplicaciones supondrán una mejora en la prestación de los servicios públicos. Con ello se está logrando mayor eficacia y eficiencia, que son dos «principios» esenciales en el trabajo diario de las Administraciones públicas, que se dirigen, en suma, a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Cómo afecta la inteligencia artificial en la vida cotidiana

Antes de ofrecer ejemplos de uso de la inteligencia artificial en las ciudades, quisiera plantear cómo afecta la inteligencia artificial en la vida cotidiana. Esta es una cuestión de difícil respuesta. En general, facilita la solicitud y utilización de los servicios públicos, nos aporta más y mejor información sobre servicios públicos, etc. Pero por contra, los peligros asociados a la protección de datos y a la pérdida de intimidad son evidentes.

La incontable cantidad de sensores y cámaras que están llenando nuestras ciudades son, por una parte, esenciales en las Smart cities. Sin ellos las administraciones y gestores de los servicios públicos no dispondrían de datos con los que alimentar los algoritmos (sobre todo los de reconocimiento de imagen) para que hagan su trabajo. Pero por contra, nos sentimos y estamos, de hecho, más vigilados.

Las consecuencias de la inteligencia artificial en la sociedad son claras, en lo bueno y en lo malo. Uno de los problemas que se están dando en la aplicación de la inteligencia artificial es la transparencia de los algoritmos. En particular se ha llegado a producir un importante problema con el algoritmo que decide el bono social eléctrico. En cualquier caso, es necesario un equilibrio, pero lo innegable es que las ciudades inteligentes a través de sensores, IoT e IA están para quedarse y cada día se están expandiendo y desarrollando más.

Gestión inteligente del alumbrado público

Actualmente existen más de 8.850.000 luminarias en España, con un consumo medio de 156W por luminaria tenemos un gasto aproximado de 5.296 GWh/año. Estos son datos oficiales del Instituto para la diversificación y ahorro de la energía (IDAE).

Alumbrado inteligente
Alumbrado inteligente

Actualmente ya existen en el mercado luminarias LED de 60w y hasta de 30w con una gran eficiencia. La gestión inteligente del alumbrado público pasa, primeramente, por sustituir las lámparas que más consumen por las más eficientes. Posteriormente se puede utilizar el IoT y la IA para gestionar un uso más eficiente aún, como reducir la luminosidad de las vías no transitadas e irla aumentando a medida que una persona o vehículo pasa bajo las farolas.

Aplicaciones de la IA en la gestión inteligente del agua

Voy a mencionar dos casos reales de uso de la IA para gestionar el agua en nuestras ciudades. Uno es el del Ayuntamiento de Barcelona, que gestiona el riego de parques y jardines gracias a sensores y algoritmos que detectan roturas y realizan un riego predictivo en función de la meteorología y de la humedad del terreno.

Los sistemas de riego predictivo permiten conectarse a la Agencia Estatal de meteorología (AEMET) y conocer la posibilidad de lluvia, no activando el riego pero controlando la humedad, pues si finalmente no cae el agua esperada se podrá activar automáticamente el sistema.

El otro caso real es el del Ayuntamiento de Argamasilla de Alba (Ciudad Real), donde han instalado en una de las urbanizaciones de la localidad un sistema de gestión inteligente del agua potable. Mediante sensores de todo tipo como caudalímetros, sensores de llenado, de Ph, etc. se realiza un control exhaustivo de la calidad de la misma, pudiéndose también detectar fugas y fraudes, como enganches ilegales.

Otro uso muy interesante está relacionado con la asistencia a las personas mayores. Si no se detecta ningún consumo y se sabe que reside una persona mayor en la vivienda se podría suponer que le ha ocurrido algo y activar los servicios de emergencia.

Control de parques y jardines con inteligencia artificial

Finalmente, la inteligencia artificial puede ayudar a realizar el inventario de árboles, arbustos… así como a detectar plantas enfermas, todo ello de manera mucho más rápida y confiable que la realizada por humanos. Mediante drones se pueden escanear los parque y jardines, y gracias a sus cámaras de alta resolución los sistemas de deep learning catalogar los distintos tipos de elementos vegetales existentes en la ciudad, realizarles un seguimiento, así como avisar de incidencias como enfermedades o vandalismo.

Tratamiento de residuos con inteligencia artificial

Un uso muy conocido del IoT en las Smart cities con los sistemas de detección de llenado de los contenedores de residuos para poder hacer más eficiente su recogida. La inteligencia artificial puede ir un paso más allá y ya establece las rutas más eficientes para los camiones de recogida.

Además, las ciudades se pueden ayudar de los algoritmos para predecir una generación puntual y mayor de residuos en determinada zona a consecuencia de eventos o hechos significativos, y proponer las acciones oportunas.

Gestión del tráfico de personas y vehículos

En este ámbito las posibilidades son extraordinarias en materia de seguridad y mejora de la movilidad. Con las cámaras, que actualmente tienen resoluciones increíbles y cuentan con sus propios sensores infrarrojos y de IA, se pueden hacer verdaderas maravillas. Un uso muy consolidado ya es la detección de matrículas, que vemos en los aparcamientos privados. Incluso hay aplicaciones móviles que las leen, como el lector de matrículas LPNR. En las Smart cities permiten sancionar infracciones como saltarse semáforos o excesos de velocidad. También permitirían detectar vehículos robados o abandonados, etc.

La inteligencia artificial, unida a sensores en semáforos, permite gestionar de manera más eficiente el tráfico rodado y de personas, o predecir y evitar atascos. Con la ayuda de datos de geolocalización a través de móviles y sistemas de visión artificial, datos meteorológicos y de eventos deportivos, culturales, etc, se pueden realizar predicciones y toma de decisiones atinentes al flujo de personas y vehículos, así como adecuar el número y rutas del transporte público para atender la demanda de cada momento.

Las cámaras con IA también pueden detectar obstáculos en las vías públicas y enviar mensajes a centros de tráfico o incluso tomar decisiones como desviar la circulación. También podrían detectar personas inmóviles en el suelo y avisar a los servicios de emergencia.

Carril reversible con visión artificial

Un caso muy llamativo es el uso de la visión artificial aplicada al transporte público urbano en el municipio de Valdemorillo (Madrid). Esta localidad tiene calles estrechas, lo que dificultaba el tránsito de los autobuses. La inteligente solución fue utilizar la IA; se instalaron sensores en los autobuses y en los extremos de las calles, de manera que cuando uno de ellos se aproxima se comprueba que no viene ningún vehículo en sentido contrario y controla un semáforo para que el transporte público pueda circular.

Un problema aparejado al uso de cámaras, sensores e inteligencia artificial en nuestras vidas es, aquí también, la intrusión en la intimidad. La noticia más reciente ha sido la obligación, desde el 6 de julio de 2022, de instalar cámaras en los vehículos nuevos para detectar la fatiga del conductor. La finalidad es buena: evitar accidentes. Pero la contrapartida es preocupante: Se recogen datos de lo que ocurre dentro del vehículo, y no solo de lo que hace el conductor. ¿Dónde van dichos datos?¿qué uso se les da?

Inteligencia artificial aplicada a la seguridad ciudadana

Ya se están utilizando en España soluciones de inteligencia artificial para predecir delitos, en lo que se ha venido en llamar policía predictiva. El Big data extraído de años de experiencia permite entrenar a los algoritmos para predecir cuándo y dónde se pueden producir hechos delictivos o altercados, lo que permite aumentar la presencia policial o mejorar las rutas de las patrullas policiales, como están haciendo en Las Rozas (Madrid) o Zaragoza.

La ingente cantidad de cámaras instaladas en las ciudades no solo sirven para disuadir a los criminales y vándalos, sino también también para predecir el inicio de riñas y otros altercados.

Sumario
Aplicaciones de la inteligencia artificial en los Ayuntamientos
Título del artículo
Aplicaciones de la inteligencia artificial en los Ayuntamientos
Descripción
Aplicaciones de la inteligencia artificial en los Ayuntamientos
Autor
Publisher Name
Pedro Padilla Ruiz
Publisher Logo

Un comentario sobre “Aplicaciones de la inteligencia artificial en los ayuntamientos”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.