Archivo de la categoría: Tecnología

Las TIC, la inteligencia artificial o la Administración inteligente son conceptos que nuestras organizaciones públicas están y deben adoptar para responder mejor al ciudadano.

Cuando las TIC perjudican al ciudadano: los 140 caracteres SEPA

    En este post quisiera realizar un comentario crítico sobre el sistema SEPA implantado en Europa para, entre otras cosas, reducir la información que aparece en los justificantes bancarios de los adeudos domiciliados. De contar con 640 caracteres para incluir toda la información necesaria sobre los tributos y otros pagos en el justificante bancario, ahora sólo se dispone de 140 caracteres, lo que es a todas luces insuficiente para cumplir con la Ley General Tributaria y otras normas, que exigen informar al contribuyente con un contenido mínimo de las liquidaciones tributarias.
   

Quienes nos dedicamos a este sector dentro del ámbito Administrativo estamos sufriendo las dificultades de adaptar esa información a tan escaso espacio. Y obviamente, los ciudadanos se sorprenden y cabrean porque cada vez ven menos información sobre los impuestos que pagan. Esto les obliga a acudir a la Administración a pedir dicha información, con lo que el trabajo y las molestias para todos aumentan considerablemente.

   Bien es cierto que se les ha ocurrido a los que “saben” de estas cosas incorporar en los justificantes bancarios un código para que el contribuyente acceda mediante una página web (www.ealia.es) a los datos de la liquidación. Problemas, que no siempre se da toda la información tributaria y que mucha gente o no tiene Internet o no sabe manejarse en la red, con lo que volvemos a lo dicho antes, acuden (cabreados) a una oficina tributaria echando la culpa al funcionario por algo que no es culpa de ninguna de las dos partes.
    Y digo yo, si las TIC han venido para ayudarnos y los datos “casi” no ocupan espacio, cómo diantres se les ocurre a esos genios reducir el espacio impidiendo cumplir con la ley y complicando la vida a todo el mundo.
    Este es un buen ejemplo de ineficiencia y de que a veces (creo que más de la cuenta) las decisiones no las toman quienes saben de las repercusiones que aquellas tienen en la vida de los ciudadanos. Desconozco el motivo real de tal idea pero no creo que justifique los problemas que se están produciendo.
    Nos encontramos aquí con un típico caso de involución en el pretendido avance hacia una sociedad de la información más cercana al ciudadano.
   Pasito p’alante, pasito p’atrás.

La innovación TIC en las oficinas de empleo y sus peligros

    El Ministerio de Empleo ha encargado el desarrollo de una herramienta informática que permitirá establecer la probabilidad que los parados tienen de encontrar un empleo a 3, 6 y 12 meses. Se trata de una nueva forma de aprovechar las TIC y el Big data para mejorar los objetivos de las oficinas de empleo y, según indica el Ministerio, de conocer si dan resultados las políticas aplicadas.
   

    Es, sin duda, una importante innovación en la forma de aplicar las nuevas tecnologías a las citadas políticas. La herramienta permitirá, además, conectar sus resultados con propuestas para la mejora de dichas probabilidades de cada demandante de empleo, en el sentido de que estudia los sectores en los que encaja cada uno y las carencias que puede tener para lograr un trabajo, ofreciendo soluciones (formativas, de adquisición de experiencia…) para acercarlo a la colocación.

    La novedad que quiero destacar no se encuentra sólo en este aspecto sino ante todo de la intención de utilizar la aplicación como sistema de retroalimentación para evaluar las políticas públicas y saber si están funcionando. Creo que se trata de un importante avance, pues estamos muy acostumbrados a que tradicionalmente no se establezcan medios de control de la acción de los gobiernos ni de las Administraciones, lo que lleva al fracaso e ineficiencia de dichas políticas.
    El lado no tan positivo quizás se encuentre, como me comenta un amigo aficionado a las teorías conspiranoicas, en que se pretendan utilizar todos esos datos para forzar de alguna forma a los desempleados a aceptar determinadas ofertas de empleo que en otro caso no aceptarían. Esto es bueno y malo. Es bueno porque el objetivo de las oficinas de empleo es, precisamente, enlazar demandantes con oferentes y que aquellos encajen lo mejor posible en las necesidades de las empresas, algo que a fecha de hoy está siendo un problema y lleva a la poca eficacia de dichos organismos. 
    También se trata de controlar mejor a quienes se encuentran apuntados a las oficinas de empleo o incluso reciben ayudas públicas pero no tienen ninguna intención de trabajar pudiendo hacerlo. Es decir, se intenta reducir el fraude, lo cual es loable en un país como España en que está enquistado y no existen controles suficientes en este y en otros muchos ámbitos.
    El lado malo, tal vez, es que con el objetivo de reducir las listas del paro se fuerce con esos datos a los desempleados a aceptar determinadas ofertas que en otras condiciones (y por motivos justificados como la distancia al lugar de trabajo) no aceptarían.
    En fin, como toda tecnología, la aplicación informática que está desarrollando el Ministerio no es buena ni mala, eso lo dirá el uso que se le dé realmente, aunque debemos confiar en que ofrezca los resultados que todos esperamos y las oficinas de empleo mejoren sus resultados en beneficio de todos.

La inteligencia artificial llega a la Administración: IBM Watson y la innovación pública

    Leía en el suplemento dominical El País Negocios del domingo 16 de octubre que se están llevando a cabo pruebas piloto con el sistema de inteligencia artificial Watson, de la firma IBM (el mismo que ganó el concurso Jeopardy! en EE.UU) en varias Administraciones españolas, lo que me ha sorprendido muy gratamente por mi doble faceta de entusiasta de la tecnología y de la innovación pública.

Seguir leyendo La inteligencia artificial llega a la Administración: IBM Watson y la innovación pública